Este pasado invierno, lo nunca antes visto, se nos metieron hormigas en la casa.
No se como, no se cuando, de repente detectaron los “sugus” que suelo tener en el recibidor, entraron por la puerte del frente (a lo grande) y atacaron el bowl de Sugus.

Las limpié, barrí y saqué a todas. Al día siguiente, “no se como, no se cuando” ya habían llegado a mi bote de miel en la encimera. $%&?****^grrrrr, las limpié, barrí y saqué a todas. Quité todo lo “azucarado” cercano. Dejé el área límpia e inorgánica.

Al día siguiente, volvieron a entrar, tenían hecho todo el camino en una línea perfecta desde la puerta, pasando por el recibidor, el pasillo, y en la encimera, ahí donde estuvo la miel, la línea se deshacía y daban todas vueltas sin control, como pollos sin cabeza, no se movían del área donde estuvo la miel, pero no había nada que comer.

Porque seguían viniendo? alguna de ellas llevó el rumor de: hey chicas! por ahí, al final del arcoiris hay miel, organicemos expediciones!!…pero no, no y requeteno, ya no hay miel, ya no hay sugus, ya no hay nada, dejar de venir por al amor de Dios!!.

Y contrario a mi sentir, metí venenillo y fueron exterminadas…tontas. ¿Quién dice que las hormigas son superinteligentes? Tienen un sistema de organización brutal, lo sabemos, y una organización jerárquica de lo mas curiosa.

Hay quien a nivel sociológico hace comparaciones con los humanos…pero nos parecemos? Seguimos empecinados en ir a un lugar, buscar alguna cosa, insistir, creer, confiar e incluso morir, por alguna idea? por algo que nos dijeron? por una promesa? Aún cuando vemos que no, que la realidad no es así y que “ahí no hay miel” ¿porqué insistimos tanto en querer buscar algo que no sabemos ni siquiera si existe?.

¿Es siempre bueno tener fé?, yo creo que si, aunque después te des contra una pared, quizás es mejor que no tenerla en absoluto.

Y volviendo a las hormigas, cosas curiosas:

En la Isla de Navidad, en Australia hay una hormiga loca, si si, se llama “hormiga loca amarilla” llega a ser tan densa que modifica el ambiente, áreas agrícolas y hasta zonas urbanas, es invasora y esta incluida en la lista de las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo.

Una hormiga obrera pasa su vida adulta cuidando de la reina, luego es “promovida” a tareas de excavación y mantenimiento, y más adelante pasa a defender el hormiguero y recolectar alimento…ósea, si no eres reina, ya sabes lo que hay.

Las hormigas recolectoras recorren hasta 200 metros fuera de su nido, y encuentran el camino de regreso incluso en la oscuridad, gracias al olor que van dejando.

La “Hormiga Atómica” (una de mis caricaturas favoritas) se creó por la factoría Hanna-Barbera en 1965! Y era ultrafuerte, parlanchina y poderosa, gracias a la exposición a una radiación atómica. Llevaba un suéter naranja y un casco con dos hoyitos para sacar las antenas por las cuales recibía “señales de socorro”.

 

En México comemos huevos de hormiga, si señor. En realidad son las larvas de cierto tipo de hormiga que construye nidos bajo la tierra principalmente en la base del maguey, cactus, o junto a los árboles de pirul. Se llaman “Escamoles” del náhuatl “azcatl=hormiga” y “mol=guiso” se cocinan fritas con mantequilla y epazote, entre otros…deliciosos!

Cuando éramos chiquitos y vivíamos en Veracurz, la destroyer de mi hermana tenia una especial tendndencia a aplastar los volcancitos de los nidos de hormigas regados por todo el jardín, generalmente le picaban, pero no podía evitarlo, y volvía a hacerlo…igual que una hormiga.

En la obra de Salvador Dalí, las hormigas son un tema recurrente, se ha interpretado que representan el remordimiento, la muerte, la decadencia o incluso, como alguna vez dijo Dalí, que “no significan absolutamente nada”

 

 

 

 

Y si el significado es absolutamente ninguno, es igual, no importa, es la experiencia que yo tenga con la obra la que me importa, no la que el artista haya tenido con ella…pero eso es otro tema.

De momento, las hormigas muy bonitas ahí afuera, dentro de MI miel…no!